Rei Cintolo, una guía única en 3D para no perderse (nada) en la gran cueva de Galicia


Cuenta la leyenda más famosa de la cueva de Rei Cintolo, en Mondoñedo (Lugo), que dicho personaje, dueño y señor de todo el valle, tuvo una hija, Xila, que estaba enamorada de un conde de la zona. Pero sus planes de matrimonio se vieron truncados porque un hechicero celoso de ese amor enterró todo el reino de Cintolo dentro de la tierra. No para localizar a los sujetos de Cintolo —aunque nunca se sabe— pero desde hace cinco años un equipo multidisciplinar liderado por Marcos Vaqueiro ha escudriñado cada centímetro de la cueva para elaborar el proyecto cartográfico más completo del santuario del espeleología Gallego.

La cueva del Rei Cintolo es la cueva más importante de Galicia. En primer lugar, por su tamaño: aproximadamente cuatro veces más grande que el segundo más grande, aunque lo cierto es que se desconoce cuántos kilómetros de laberínticas galerías lo componen. Por eso, mapear, a la ‘ciencia exacta’, cada recodo es una de las tareas de este ambicioso proyecto.

En los planos de Rei Cintolo de finales de los 70 se trazaron unos 4,8 kilómetros de cueva, pero los estudios de la época ya advertían que podría llegar a seis. Hoy, sin embargo, 150 años después de la publicación de los primeros planos del Rei Cintolo por parte de José Villamil y Castro, el primer prehistoriador profesional de Galicia, se sabe que su extensión es mucho mayor.

Cinco años después de empezar a inventariar cada rincón de la cueva, El equipo de Vaqueiro ha conseguido cartografiar 8.415 metros de pasajes y galerías. “Y nuestro objetivo es intentar llegar este año a unos nueve kilómetros”, explica el director en conversación con torrevieja news today.

Bautizaron el proyecto como ‘Rei Cintolo Objetivo 11.000’, porque son los metros que consideran que podría tener la cueva. Pero para llegar a cartografiarlo todo necesitarán “un mínimo de dos años más de trabajo”, porque a medida que se van adentrando en pasillos y galerías -explica Vaqueiro-, la logística se complica y el avance es cada vez más lento.

Desciendo a uno de los pozos de la cueva del Rei Cintolo

cedido

La primera semana de agosto, por poner un ejemplo de esta complejidad, un equipo de entre diez y doce personas estuvo seis días consecutivos trabajando en la cueva. Pero ir y venir del área que actualmente están cartografiando ahora les lleva medio día, unas dos horas de ida y el mismo número de vuelta a través de galerías y pasillos. “En una jornada de nueve horas en la cueva, cuatro o cinco son realmente útiles”, explica Vaqueiro. Tienen que recorrer galerías en forma horizontal durante una hora y luego descender 30 metros en forma vertical para llegar a esa zona. “Y se complica”, reconoce el director del proyecto.

Nuevas tecnologías

Pero lo que pretenden hacer en la cueva no es un mero estudio cartográfico al uso, por completo que fuera. El proyecto es mucho más ambicioso: utilizan sofisticadas técnicas de mapeo digital tridimensional. Y, además, en dicho plano de galerías y pasadizos, todos los datos de interés de la cueva a nivel geológico, paleontológico o biológico.

Falange de un oso pardo encontrado dentro de la cueva

cedido

Es decir, lo que coloquialmente podría ser una especie de ‘Google Maps’ tridimensional para que en el futuro visitantes y exploradores puedan incluso llévala en tus ‘tablets’ o móviles para orientarte en tu excursión entre estalactitas y estalagmitas. Una guía completa y definitiva de Rei Cintolo, una cueva parcialmente abierta a visitas turísticas y científicas.

Porque la riqueza de la cueva más grande y legendaria de Galicia va mucho más allá de ese interés espeleológico. Destaca, por ejemplo, a nivel paleontológico. Hay constancia de que tanto los osos pardos como los osos de las cavernas habitaban la cueva mendonesa, apunta Aurora Grandal, profesora de Paleontología en la Universidad de A Coruña. Y también apareció, en un nivel profundo, una gran falange que podría pertenecer a un wapiti (ciervo americano), especies de las que ya se han encontrado restos en otras partes de Europa, pero que, “En este caso, tan al oeste, sería algo excepcional”. También abundan murciélagos de diversa índole y, a nivel humano, se encontraron vestigios en la época que se identificaron con el Paleolítico Superior. Un río interior, el Celtas, se suma a los atractivos de la cueva, con lagos y acuíferos subterráneos, en los que también trabajan los especialistas que colaboran con este proyecto, una iniciativa privada apoyada por la Federación Gallega de Espeleología. Todos lo hacen de forma altruista.

Cuenta también la leyenda que la hija de Cintolo sigue esperando que un caballero la devuelva a la vida sacándola de la cueva. Si la princesa Xeila sigue ahí, lo revelará en la cartografía del equipo de Vaqueiro.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: