Asaja pide en Castilla-La Mancha mayor información e indemnizaciones por la enfermedad hemorrágica epizoótica


ASAJA de Castilla-La Mancha ha pedido a la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural más información y transparencia en relación a la Enfermedad Hemorrágica Epizoótica (EHE) que afecta principalmente a las explotaciones ganaderas y a las poblaciones de ciervos, dada la enorme preocupación de los ganaderos y la necesidad establecer un protocolo de actuación.

La organización agraria indica que esta enfermedad transmitida por un mosquito del género Culicoides no afecta a los humanos, pero produce síntomas moderados y autolimitados en los bovinos (fiebre, anorexia, disfagia, emaciación, estomatitis ulcerosa, cojera, dificultad respiratoria y eritema de la ubre), lo que lleva a la muerte en algunos casos.

Para detectar la enfermedad, los ganaderos se ven obligados a revisar diariamente el ganado, realizando labores de fumigación y aislando a los animales que presenten síntomas, lo que conlleva a un aumento de los gastos inherentes a su alimentación, en los casos de la ganadería extensiva.

Asaja asegura en una comunidad que Toda esta gestión del ganado conlleva gastos adicionales en personal, así como medicamentos y productos de desinfección y desinsectación.

A todo esto se le suman los animales que mueren por la enfermedad, que suele ser una media de 5 animales por granja además de los abortos, no pudiendo prever las consecuencias de esta enfermedad en la paridera del próximo año, ya que el animal que pasa la enfermedad permanece muy débil y aquellos que no la superan están sujetos a un estrés adicional en pleno apareamiento.

Por eso Asaja ha pedido al Ministerio de Agricultura un protocolo de actuación que prevea indemnizaciones para los agricultores afectados, que atraviesan un año de enormes dificultades por los sobrecostes de producción a causa de la sequía, así como las fincas cinegéticas. Además, exigen una mayor flexibilidad en la medicación de estos animales para evitar una mayor mortalidad.

La organización también ha hecho un llamamiento a la responsabilidad del sector, recomendando a los ganaderos comunicar inmediatamente a los servicios veterinarios oficiales cualquier sospecha de la enfermedad en especies susceptibles. También piden que se adopten, desde el primer momento, medidas de desinsectación en animales e instalaciones como sistema de lucha contra el vector.

Desde la aparición de la enfermedad en España ya se han registrado cerca de 30 casos, repartidos en varias provincias de comunidades autónomas como Andalucía, Castilla-La Mancha, Extremadura y, recientemente, en Castilla y León.

La localización de focos implica restricciones a los animales bovinos, ovinos y caprinos en los desplazamientos directos de por vida (no para sacrificio) por parte de EHE a otros estados miembros, de conformidad con lo establecido en el Reglamento Delegado (UE) 2020/688 de la Comisión, de 17 de diciembre. , 2019. No se ha establecido ningún tipo de restricción en relación con el movimiento o consumo de productos de estos animales (carne, leche o piel).

En cuanto a los movimientos nacionales, los animales y vehículos deben ser desinfectados para los movimientos de la zona afectada a la zona libre, sin síntomas en el ganado.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: