La historia de siete asesinatos, siete pecados capitales


Orgullo, codicia, lujuria, ira, gula, envidia y pereza. Estas son las siete pasiones del alma que la tradición eclesiástica ha identificado como pecados capitales durante siglos. Sin embargo, estas inclinaciones no se reducen solo a comportamientos del pasado, sino que pueden observarse en los acontecimientos actuales. En esta serie de artículos retratamos a siete asesinos españoles que, impulsados ​​por alguna de estas pasiones, acabaron con la vida de otras personas de formas tristemente inclasificables.


1. Orgullo

maika navarro

Una de las supervivientes de Alfredo Galán, en la imagen tras ser detenido, contó que nunca habría desconfiado de él, que se le acercó de madrugada con una sonrisa, la que muestra en esta foto tras entregarse y ser detenido.

Homicidios sin conexión. Un único elemento común: cartas de baraja española junto a los cadáveres. Repasamos los diferentes asesinatos que Alfredo Galán llevó a cabo en las calles de Madrid en 2003 y los motivos que le llevaron a cometer esos actos.


2. Codicia

maika navarro

'Angi' asistió a su juicio como si la cosa no fuera con ella, fría y con una presencia impecable.  Renunció a su primer abogado, Sergi Mercé, y consiguió que su nueva abogada, Carmen Gómez, rebajara la pena en el Supremo de 22 a 18 años

Una mujer fría, distante e imperturbable. María Ángeles Molina, conocida como angiFue sentenciada a 18 años de prisión por el asesinato de una mujer que se hacía pasar por ella. ¿El objetivo detrás del phishing? Obtén préstamos y firma pólizas de vida. En otras palabras, dinero.


3. lujuria

maika navarro

Aguilar, en una de las imágenes que utilizó para promocionar las artes marciales que utilizó como pretexto, tal y como explica la criminóloga Beatriz de Vicente en su libro 'El agujero', de la editorial Alrevés, dedicado al asesino

El episodio de la lujuria reúne todos los elementos de la perversión. Relatamos los actos sádicos que Juan Carlos Aguilar llevó a cabo en su escuela de artes marciales de Bilbao. Detrás de la máscara de un guerrero Shaolin, Aguilar torturó y desmembró a varias víctimas a las que grabó con su cámara.


4. Ira

maika navarro

Paquita asistió a su juicio como si fuera un espectáculo en el que ella fuera la protagonista, se hacía cambios de ropa y cuidados diarios, nunca admitió los delitos e insistió en que no recordaba nada de lo sucedido.

La ira puede conducir a la locura. Este fue el caso de Francisca González, que ahogó a sus hijos de cuatro y seis años con un cargador de móvil. Todo esto, mientras su otro hijo mayor dormía en la habitación contigua. Su objetivo: causar un daño irreparable a su marido.


5. Gula

maika navarro

img_fmartinez_20230802-192217_imagenes_lv_otras_fuentes_canibal

El protagonista de este evento es el más joven de la serie. Alberto Sánchez, de 26 años, pasó dos semanas alimentándose de los restos humanos que congelaba, cocinaba y compartía con su perro. Unos restos humanos que, nada más y nada menos, pertenecían al cuerpo de su madre.


6. Envidia

maika navarro

Ana Julia Quezada intentó dibujar a Gabriel como un niño que no la quería cerca de su padre, pero no lo logró;  La Guardia Civil aseguró que el niño había sido criado con unos valores que hacían inviable una escena de insultos a cualquiera

Uno de los casos más sonados de los últimos años. Ana Julia Quezada asesinó al hijo de su pareja porque estorbaba. El pequeño Gabriel desapareció y los siguientes días de angustia culminaron con la peor noticia. El compañero de su padre, que con enorme sangre fría lloraba desconsoladamente ante las cámaras los días del allanamiento, era el asesino.


7. perezoso

maika navarro

ESPAÑA ASUNTA BASTERRA:GRA018.  SANTIAGO DE COMPOSTELA, 01/10/2015.- Rosario Porto (d) y Alfonso Basterra (i), los dos principales imputados por la muerte de su hija Asunta Basterra, durante la sesión de esta mañana del juicio que se celebra en Santiago de Compostela , donde hoy declaran catorce agentes y la madrina de Asunta.  EFE/Lavandeira jr.

Asunta, la niña de 12 años adoptada en China, no encajaba en la vida de sus padres separados. Ambos acordaron el asesinato de su hija. La pequeña murió asfixiada tras una alta ingesta de ansiolíticos suministrados por sus padres. Rosario Porto y Alfonso Basterra sellaron un pacto de no acusarse mutuamente.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: