«Que se metan la amnistía por donde les quepa» - torrevieja news today

«Que se metan la amnistía por donde les quepa»


La ley de amnistía protegerá “los actos de desobediencia, cualquiera que sea su naturaleza, desorden público, atentados contra la autoridad, sus agentes y funcionarios públicos o resistencia que se hubieran realizado con el fin de permitir la celebración de las consultas populares a que se refiere la letra b) del a que se refiere este artículo o sus consecuencias, así como cualesquiera otros actos tipificados como delitos realizados con la misma intención. Según el artículo 1 de la propuesta acordada con Junts, los agentes investigados por contener el referéndum ilegal y los que tuvieron que hacer frente a los disturbios Después de que la sentencia del procés sería “perdonada”. Varios miembros de la UIP que siguen investigados seis años después muestran a torrevieja news today su rechazo a este ‘indulto’ por cumplir una orden judicial y frenar los disturbios.

«Nos equiparan con delincuentes. Hice mi trabajo conforme a la ley y es la intervención de la que estoy más orgulloso porque esa mañana fue brutal. “No me arrepiento de nada y no hice nada criminal”. Habla uno de los 27 policías nacionales imputados por un juzgado de Gerona, investigados por un delito de lesiones. Al igual que sus compañeros, lo que hizo fue cumplir la orden judicial en una escuela el 1 de octubre.

Prueba de que se trata de artistas invitados, segundos en el trato, es que ni siquiera coinciden las cifras de cuántos siguen investigando. en Gerona, 27; en Barcelona, ​​45 en otro juzgado, el 7 de Instrucción, que ha dejado a cinco policías más al borde del juicio, acusados ​​de lesiones por la acción que supuso la pérdida de un ojo al activista Roger Español. Otros once, estos por disturbios post sentencia tras ser denunciado por un detenido, que lanzó bombas molotov en la plaza de Urquinaona. Los denunció por tratos degradantes y torturas y en el pasado tuvieron que declarar ante los tribunales.

En DosRius También siguen bajo investigación varios guardias civiles. En teoría son 132 de los más de 200 que tenían procesos judiciales abiertos. Se han archivado otros casos. Ahora, en su artículo 2, el proyecto de ley introduce exclusiones y algunas de ellas pueden dejar a los agentes, o al menos una parte, fuera del perdón:

a) Actos intencionales contra personas que hayan tenido como resultado la muerte, el aborto o la lesión del feto, la pérdida o inutilidad de un órgano o miembro, la pérdida o inutilidad de un sentido, la impotencia, la esterilidad o una deformidad grave. Un apartado que puede dejar fuera del olvido criminal a los agentes imputados por las lesiones a Español.

b) Los actos tipificados como delitos de tortura o tratos inhumanos o degradantes de conformidad con el artículo 3 del Convenio para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales, siempre que superen un umbral mínimo de gravedad. En este caso se podrían excluir a los once agentes que declararon ante la investigación a finales de la semana pasada, y también a otros cuatro, a quienes un menor de edad denunció por tortura, también durante las protestas posteriores a la sentencia en Barcelona.

La tortura, fuera de la amnistía

Y según el texto, Si los agentes son condenados por tortura con un “mínimo de gravedad” no encajarían en esa amnistía. Se da la circunstancia de que los procesados ​​por el Juzgado 7 de Barcelona, ​​a quienes la Fiscalía no tiene intención de acusar y de hecho solicitaron sin éxito el archivo de la causa en 2019, podrán ser condenados por delitos más graves si la demanda prospera. de la acusación popular. El juez además, que les imputa lesiones, dejó la puerta abierta a que sean juzgados por un delito contra la integridad moral e incluso uno de tortura.

«Mi caso está parado desde 2019 y desde entonces no se han realizado más diligencias. Es absurdo hacernos esperar seis años”, dijo uno de los 45 imputados por el 1-O en Barcelona. Lleva diez meses esperando a que la Audiencia Provincial resuelva los recursos y decida si archiva la causa o le envía a juicio. También está en contra de la amnistía, que considera que supondría “una falsa absolución”, ya que está convencido de que su actuación fue correcta. “Quiero ir a juicio”, subraya.

Los investigados están convencidos de que la tesis de la tortura no prosperará por la debilidad de la acusación. Pero no sienten alivio, sino rabia y desprotección. «Me trataron como a una salchicha en el juzgado. A mí y a mis compañeros. Si nos dan una amnistía, que no queremos, será como reconocer que cometimos un delito. “Que pongan su amnistía donde les convenga”. Este agente, que participó tanto en Copérnico como en Ícaro, así como en las llamadas marchas de la dignidad en Madrid, asegura que nunca se ha sentido más orgulloso de ser policía que esos días.

Uno de sus compañeros investigados por el mismo juzgado de Barcelona recuerda cómo hay tres personas suyas que tuvieron que jubilarse forzosamente. Ángel, con el cúbito y el radio rotos, el brazo destrozado de por vida. Álvaro, a quien le dieron unción extrema en Barcelona y cuya vida aún no está segura debido a los coágulos que quedaron en su cabeza. “No amanece ningún día y ahora tenemos que lidiar con esto”, dice el agente que salió de la UIP decepcionado por el trato recibido.

«Todo lo que gastamos allí fue en balde; dos meses comiendo mal sin ver a nuestra familia… lo absurdo es que ni siquiera podré defenderme en los tribunales. Algo que debería haberse juzgado en dos meses y aquí seguimos seis años después y ahora supuestamente amnistiados como los delincuentes.

Fuentes jurídicas consultadas por torrevieja news today dan por sentado que la ley ‘perdonará’ a los policías. «Prácticamente nadie es condenado por tortura. Los delitos que se les imputan son lesiones, ¿cómo va a valorar un juez la tortura en esos procesos grabados y visibles para el mundo entero?

Sin embargo, la unión Júpolpor ejemplo, ha asegurado en un comunicado que la “gran mayoría de agentes del policia nacional Los imputados por los hechos ocurridos el 1-0 y en los disturbios provocados tras el fallo del ‘procès’ de 2019 quedarían fuera de la citada Ley, beneficiando así únicamente a los promotores del intento de golpe de Estado y a los manifestantes violentos. “que sembró el caos en 2017 y 2019 en las calles de Cataluña”.

Por su parte, el Sindicato Unificado de Policía (SUP) ha calificado el proyecto de “lapidación institucional del trabajo” de los agentes. Señalan así que la ley impulsada por el PSOE tras su acuerdo con los independentistas promueve “la inseguridad, la incertidumbre y la desprotección de todos los ciudadanos”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: