A juicio un profesor de La Salle por las agresiones sexuales a un menor durante dos años - torrevieja news today

A juicio un profesor de La Salle por las agresiones sexuales a un menor durante dos años


Era maestro Primaria en el colegio La Salle Bonanova (Barcelona) y también entrenador de fútbol en el Club Esportiu La Salle. fue así Víctor P. conoció a la víctima. Un estudiante afectado por la separación de sus padres. Tenía entonces 9 años. Según la Fiscalía, ella lo convenció de que sus padres no lo querían ni se preocupaban por él, pero le dijo que él la cuidaría. El vínculo emocional entre ambos se fortaleció así a través del deporte. Una relación que la llevó a proponerle viajar con él para visitar el campo del Steaua en Bucarest (Rumanía). Su madre, sorprendida, aceptó la invitación, con la condición de que ella también fuera. Fue así como, “en ejecución de un elaborado plan”, señala la acusación, inició una relación con ella, que derivó en que convivieran juntos en el domicilio familiar de ella, a partir de 2010. Luego vinieron las agresiones sexuales a la menor. ella. El Ministerio Público solicita diez años de prisión para el acusado, que se sentará la próxima semana en el banquillo de los acusados Audiencia de Barcelona.

En ese momento, el individuo le propuso al niño, que tenía 12 años, ser el segundo entrenador del equipo Benjamín, del cual era el entrenador principal. Fue así como “comenzó a controlar todas sus actividades”, tanto académicas como personales. Desde casa restringió sus salidas con amigos. Dijo que fueron “malas influencias” para justificarlo ante su madre. En realidad, lo que pretendía, continúa la acusación, era aislarlo de su entorno. En el colegio le obligaba a estar con él, tanto en los recreos del patio como a la hora de comer. Si el niño se negaba, había consecuencias. El hombre se enojó e incluso lo sacó del entrenamiento como castigo.

Le dijo que lo amaba, que no merecía ese trato, “logrando crear en el menor una Estado emocional de dependencia e intimidación.«. Fue así como un día, después del entrenamiento, le dijo al chico que, como era su asistente, tenía que ducharse y cambiarse en el vestuario de entrenadores, junto a él. Una de esas tardes, en octubre de 2010, cerró la puerta con llave e intentó agredirlo sexualmente. Cuando el niño se alejó de él, ella le recriminó su desagradecimiento y le dijo que se fuera con su padre que no lo amaba. Luego ambos se dirigieron a casa y, al subir al vehículo, él la golpeó fuertemente en la cara con las llaves. Al llegar al domicilio, le explicó a su madre que lo había hecho »sin querer«, porque ella le había faltado el respeto.

Luego se encerró con él en su habitación para convencerlo de que ahora actuaba como su padre y le pidió perdón. Días después la situación se repitió y en la habitación ella lo agredió sexualmente. El niño le pidió que parara, pero él le dijo que era normal. Poco después volvió a hacerlo, ya en el vestuario. Hasta que una tarde el menor le dijo al individuo que estaba harto y que lo iba a denunciar al director del colegio y a la policía, a lo que el hombre le dio un puñetazo en la cabeza, lo tiró al suelo y amenazado con tijeras. Ella le dijo que nadie le creería y que lo mataría si volvía a faltarle el respeto.

Otro juzgado investiga el abuso de Víctor P. a otro menor, cuando trabajaba como profesor en otro colegio

Esa misma tarde volvió a abusar de él tras el entrenamiento. La situación en casa era de continuas peleas entre ambos. Su madre no entendía nada y su pareja la convenció de que su hijo “estaba mal acompañado, se drogaba, no estudiaba y se portaba mal”. Es decir, el hombre se consagró como “un buen padre”, sostiene la Fiscalía. Los ataques continuaron hasta 2012, cuando el niño tenía 14 años.

Además de la pena de prisión, la fiscalía solicita descalificacion absoluta del imputado durante el tiempo de la pena, y ocho años de libertad supervisada. También una orden de alejamiento para la víctima, y ​​una indemnización de 20.000 euros por daño moral. El Colegio La Salle y el asegurador deben responder como partes civiles subsidiarias.

Este no es el único caso de agresión sexual contra la docente. Otro tribunal también la está investigando por abuso de otro menor cuando trabajaba como profesor en otro centro de Sant Cugat.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: