un oasis de ilusión dentro del hospital

[ad_1]

El enfermedad de un niño Es uno de los momentos más traumáticos y difíciles de afrontar para cualquier padre y madre. Si además es grave y obliga a toda la familia a viajar a otra ciudad, lejos del calor de su hogar, para seguir el mejor tratamiento médico posible, no hace falta decir que la sensación es sencillamente indescriptible para quien no lo haya experimentado. Pero, en medio de cualquier desierto por muy extenso que sea, siempre hay un oasis que encontrar.

El de estos pequeños luchadores y sus escudos progenitores es el Casa Ronald McDonald, un lugar donde quedarse y refugiarse de la vida cotidiana entre pruebas, diagnósticos, operaciones y medicamentos. La sede de Valencia cumple una década en 2023 situada en la calle de la Ilusión -que lleva su nombre-, junto al Hospital Universitario y Politécnico La Fe.

Abrió sus puertas el 20 de mayo de 2013 y, a partir de ese momento, con la pandemia de por medio, ofrece alojamiento gratuito a las familias que se desplazan a la capital del Turia para que su hijo o hija pueda continuar con el tratamiento médico. «Una casa con balcones coloridos llenos de alegría y emoción», así lo define su coordinadora Cristina Fernández, que habló con torrevieja news today.

Según las últimas cifras presentadas por la entidad sin ánimo de lucro, en Valencia han atendido más de 1.500 familias y cerca de 5.000 personas, con un total de 1.527 niños enfermos, que permanecen una media de 24 días, aunque recuerdan casos concretos de más de un año en sus habitaciones diferenciadas con nombres de animales.

Situada en el propio hospital, la Casa Ronald McDonald de Valencia consta de una parcela de 1.100 metros cuadrados cedida por la Generalitat Valenciana, donde se construyó un edificio de tres plantas, en el que hay cuatro cocinas totalmente equipadas, un frigorífico para cada familia, dos salones, comedores, salas de juegos, biblioteca y dieciséis habitaciones con capacidad para tres, cuatro o hasta seis personas. «Tanto el diseño de la casa como los materiales, formas y colores elegidos generan una ambiente agradable, cálido y hogareño“, argumenta Cristina, que destaca la labor de voluntarios y trabajadores para “crear sinergias y generar vínculos entre familias”.

Imagen del exterior de la Casa Ronald McDonald de Valencia

A B C

En resumen, un «hogar lejos del hogar». Brindarles calidez, apoyo y cotidianidad sencilla para que los niños hospitalizados tengan cerca a sus padres, quienes en la mayoría de los casos se ven obligados a dejar de trabajar temporalmente, con el grave deterioro que implica los gastos que genera esta situación. Así, su misión se centra en ofrecer “un oasis dentro del hospital” para incidir positivamente en la recuperación de los niños y al mismo tiempo ofrecer ayuda a las familias para que puedan centrarse en ellos y no preocuparse por ningún problema logístico.

Las Casas Ronald McDonald, según afirma la fundación, garantizan servicio las 24 horas del día, los 365 días del año, gracias a su equipo directivo y voluntario. De hecho, su trabajo ahorra cada año más de un millón de euros en alojamiento, aparcamiento y transporte a las familias.

Campaña McHappy Day con Natcher

Todo ello no sería posible sin la colaboración desinteresada de particulares y empresas y, sobre todo, de sus socios fundadores, entre los que destacan McDonalds y su asociación de franquiciados.

En este sentido, la emblemática cadena de comida rápida ha lanzado una campaña solidaria para este viernes 24 de noviembre con motivo del McFeliz díaen el que todo lo recaudado por la venta del Big Mac (excepto impuestos incluidos) será donado a la Fundación Infantil Ronald McDonald “para seguir ayudando a mantener a las familias unidas cuando el tratamiento de sus hijos está lejos”.

Quien va a abanderar esta iniciativa en toda España es la influencer valenciana Natcher, con más de 4,3 millones de seguidores en Instagram y popular por su “humor sano y familiar”. Según contó a torrevieja news today el creador de contenidos, que incluso trabajó en el departamento de marketing de McDonald’s hace diez años, se sintió “impresionado” al comprobar de primera mano cómo trabajan en los hogares para ayudar a las familias.

El influencer Natcher visita la Casa Ronald McDonald de Valencia

A B C

«En un mundo donde nos centramos en nuestras cosas y no vemos más allá, cuando descubres lo que aquí se hace por otras personas que están sufriendo, Te hace reflexionar y valorar su extraordinario trabajo.», afirma. Respecto al éxito de sus vídeos y la capacidad que tienen para ayudar a sus seguidores a distraerse de sus problemas, destaca que “es lo que más le motiva”, porque “le ayuda a seguir, sobre todo en los días malos”.

Tras la experiencia, Natcher cree que para promocionar y concienciar sobre el papel que desempeña la Casa Ronald McDonald es “clave” que a través de las redes sociales “la gente sepa cómo pueden ayudar y qué se hace aquí realmente”. «La campaña McHappy Day es espectacular y No todo el mundo se atrevería a hacer algo así.», concluye.

[ad_2]

اترك رد