Agosto sin aire acondicionado en la línea 7 de autobuses urbanos de Ourense



A las dos de la tarde del 11 de agosto, la ciudad espera alcanzar los 34ºC, bajo un sol abrasador. En la Plaza de Abastos, numerosos vecinos esperan pacientes y con hinchas a que llegue el próximo autobús que los dejará más cerca de sus casas. Albina Ricoy se sienta en un banco con las bolsas de la compra a sus pies y asegura que estos días hace más que calor en el camino: “Horrible, nos vamos a asustar”. ella afirma que muchas veces no hay aire acondicionado y “tenemos que ir a las ventanas casi abiertas al mediodía”.

Al subir al bus, otra usuaria, Nakary Silva, afirma que “Solo prenden el aire cuando hace mucho calorcasi cuando hay vapor, no siempre está encendido”.

Según el presidente del comité de la concesionaria de autobuses, David Fernández, “la línea tiene autos nuevos y viejos, pero en los viejos seguimos teniendo problemas por la edad que tienen”. Reconoce que el autobús tiene aire acondicionado, pero “no enfría lo suficiente”. De hecho, para poder subir pendientes pronunciadas, como la Rampa Zaragoza, “hay que quitarle el aire”. Fernández sostiene que la flota debería estar completamente renovada para estas fechas.

De regreso, Carla Martínez, una joven sentada en la marquesina de A Valenzá, dice que “hoy es un día llevadero, pero el martes fue un infierno”. El día que superó los 42 °C, Carla esperó el bus a la ciudad a la hora del almuerzo: “Parecía que estaba en un incendio, muchas veces la ventana no se puede ni abrir”. Su opinión la respalda Óscar Valencia, que se sube a Marcelo Macías y no se imagina haciendo todo el recorrido por el calor. De vuelta en la parada del mercado, Laura Álvarez y José Reyes esperan el próximo autobús con destino A Valenzá. “Hay buses que no tienen aire acondicionado porque los tomamos a la misma hora y varían”, piensa Laura. “Justo ayer, no estaba funcionando”, confirma el niño.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: