El manotazo de Guardiola a la cámara tras una brutal bronca a Haaland


Él ciudad de Manchester comenzó su curso en primera liga con una sólida victoria por 3-0 contra Burnley. Erling Haaland Marcó el primer doblete de la temporada y Rodri Hernández hizo un gran partido, anotando un gol en su cuenta personal y dando una asistencia.

Por tanto, lo que está claro es que el City está siguiendo a los suyos. victorioso. Y mostrándose como el principal candidato a ganar la competición doméstica, esa que tanto gusta (la ha ganado hasta un total de nueve veces, cinco con Guardiola al frente).

Si ganan el título de la Premier League esta temporada, significaría algo sin precedentes: nadie ha ganado el título de la liga inglesa cuatro veces seguidas antes. Pero si de récord en la selección inglesa hablamos, también hay que nombrar a Haaland. El jugador noruego ha conseguido sumar dos dobletes en dos estrenos de dos temporadas distintas, algo que solo Didier Drogba ha conseguido antes.

El equipo de Guardiola arrancó con sus fichajes en el banquillo (Josko Gvardiol y Mateo Kovacic) y con dos piezas muy importantes ya fuera del club (Ilkay Gündogan y Riyad Mahrez). El City se adelantó en la primera parte con dos goles de Erling, el segundo tras una buena asistencia de Julián Álvarez. Kevin De Bruyne se retiró del campo por molestias musculares.

En la segunda mitad, el Burnley intentó marcar el primero pero falló, incluso con un buen remate de Lyle Foster. Y después, el City dominó con lo que más le gusta hacer: tener el control del balón. Hasta que llegó el tercero con una gran jugada de Rodri Hernández en el tramo final del partido.

El enfado brutal de Guardiola con Haaland

Uno de los momentos que más se ha viralizado a raíz de este primer partido de los hombres de Guardiola en la Premier ha sido el del enfado de Guardiola con Haaland en la primera parte. Y es que en una jugada al final de la primera parte, el delantero noruego se enfadó porque Bernardo Silva no le pasó el balón y pese a haber marcado dos goles, se fue al vestuario enfadado. Fue entonces cuando apareció Guardiola y lo regañó. Una cámara grabó el momento y Pep, sin ser consciente de la reacción que iba a generar, golpeó la cámara con la mano.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: