Santiago de Compostela se queda sola en el impuesto a excursionistas

[ad_1]

La alcaldesa de Santiago de Compostela, la nacionalista Goretti Sanmartín, anunció a principios de esta semana que su gobierno estudia la posibilidad de colocar un impuesto específico sobre los “excursionistas de un día”que no pernoctan en la capital gallega. Hasta el momento solo se conoce su estado embrionario actual sobre esta propuesta, estando el Ayuntamiento analizando cómo y en qué medida podría implementarse. Lo que es seguro es que, De momento, la capital gallega será la única ciudad de la Comunidad quién llevará a cabo un homenaje como ese. Lo hará intentando que todos sus visitantes contribuyan a reducir los costes que genera el intenso turismo en la ciudad, especialmente durante el verano; también los que no se quedan allí y, por tanto, actualmente escapan a los registros que registran su afluencia.

El primer problema de la medida es que, como ha admitido el concejal del BNG, todavía hay no hay fórmula que pudiera dictar su funcionamiento. Hasta ahora, Sanmartín no ha desvelado ninguna posible vía ya estudiada sobre cómo podría producirse en Compostela la recaudación de este ‘impuesto al día’, solo adelantó que podría tenerse en cuenta turistas que acceden a la ciudad en bus por el muelle Xoán XXIII, donde aparcan “numerosos” vehículos de este tipo. Pero es inevitable que tal impuesto no llegue a ser plenamente efectivo; al menos actualmente.

Difícil de aplicar

Si sólo se considera el muelle antes mencionado, el impuesto no sería aplicable a todos los visitantes que llegan a la ciudad por sus propios medios, ni los que utilizan el tren o incluso los autobuses que cargan y descargan pasajeros en la Estación Intermodal. Un espacio en el que tampoco podría aplicarse porque, a diferencia de lo que ocurre con Xoán XXIII, donde paran exclusivamente los autobuses turísticos, muchos viajeros que se bajan en la doble estación vienen a la ciudad por motivos distintos al turismo –por trabajo, el primero de ellos–. ellos– lo que les excluiría de pagar la tarifa de los senderistas.

Más allá de eso, una aplicación incorrecta invocaría el riesgo de que los visitantes, conscientes de estas limitaciones, simplemente acceso denegado en bus turístico a la ciudad y optan por cualquier otro medio de su elección, lo que provoca su desuso como transporte público alternativo.

En cualquier caso, la medida sería independiente y paralela a la propuesta del impuesto turístico, que tiene en cuenta las noches de estancia, que Sanmartín envió a la Xunta para su estudio. En este sentido, ha destacado que -al contrario de lo que ocurre con la tasa turística- se dé el paso de implantar la tasa a los senderistas no dependería del Ejecutivo autonómico, sino del Ayuntamiento, porque es un impuesto municipal, por lo que el gobierno local de Santiago debe ser el creador y ejecutor de esta nueva tasa. Un ejemplo de lo que, por el momento, otros municipios gallegos prefieren distanciarse.

Rechazo en otras ciudades

Hablando con torrevieja news today, los municipios de Vigo y La Coruña Han asegurado que no se plantean introducir un impuesto como este dentro de sus fronteras. Mientras desde la ciudad hercúlea no encuentran “razones objetivas para establecer” un impuesto a sus visitantes de un día, desde Vigo también afirman que “no hay previsiones” que sigan esa línea. De hecho, descartan esta posibilidad y también la posibilidad de establecer cualquier otro tipo de impuesto vinculado al turismo. Este periódico también ha intentado contactar con la Alcaldía de Sanxenxo, pero no ha sido posible obtener una valoración de ellos.

Por su parte, el presidente de la Federación Gallega de Municipios y Provincias (Fegamp), Alberto Varela, destaca que Santiago, al igual que otros municipios que sufren una gran presión turística, mantiene niveles de población que “no” son “según” el número que refleja su estándar. “Es lógico que, para atender este volumen de población”, los municipios requieran “más recursos” de los que corresponderían, argumenta. Sin llegar a valorar la posible entrada en vigor de una tasa como la que baraja la Alcaldía compostelana, insiste en que es el caso de la capital gallega, donde no se alcanzan los 100.000 empadronados sino sus asociados la población -que incluye a quienes trabajan en la ciudad, la visitan o tienen en ella una segunda residencia- supera los 167.000.

Un punto de vista que compartió gran parte del sector hostelero de la ciudad en conversación con torrevieja news today. Tanto Thor Rodríguez, presidente de Hostelería Compostela, como Lois Lopes, su homóloga de Hostalaria.gal, esperaban que de aprobarse la propuesta de tasa turística, cuyo análisis ahora corre a cargo de la Xunta de Galicia, ayudaría cubrir los gastos que genera un impacto turístico tan grande. Habrá que ver si esta otra iniciativa, firmada íntegramente por el Ayuntamiento de Santiago, logra materializarse y cumplir su cometido.

[ad_2]

اترك رد