El Summa encontró un alambre en la garganta de Madalina, asesinada por su pareja, y no una espina de pescado



Madalina M., fue asesinada presuntamente a manos de su pareja. Aunque el hombre ofreció su lectura de los hechos, no cuadra con la que ofrecen las autoridades. Los médicos del Hospital de Torrejón Ardoz dieron la voz de intranquilidad a la Policía Doméstico acerca de la fractura craneal severa que presentaba la mujer a posteriori de ser trasladada por una UVI del Summa 112, poco que era incompatible con la lectura. Este decía que se había atragantado el día de antaño con una inquietud de un pescado.

“Yo la vi en el hospital y tenía la comienzo totalmente deformada“, subrayaba el instructor del atestado policial en su comparecencia como refrendador en la segunda sesión del madurez contra Paul N. Mientras tanto, el imputado niega su autoría. Este se enfrenta a una petición fiscal de 15 primaveras de calabozo por un delito de homicidio. Mientras tanto, las acusaciones particulares y la Comunidad de Madrid amplían su solicitud a 25 primaveras de calabozo por un delito de crimen.

La mujer murió por la fractura craneal

Transcurridas 48 horas de la golpe, los médicos tuvieron que desconectar a Madalina, quien murió a consecuencia de esa fractura craneal severa. A Paul, el supuesto asaltante, se le acusa de haberla matado a golpes durante la alboreo del 13 de julio de 2020 a posteriori de una discusión.

La médico del Summa que proporcionó presencia sanitaria a la chica ha explicado que se desplazaron hasta la nave donde ocurrió todo tras un aviso del 112 por un atragantamiento, poco “pequeño”. Sin requisa, cuando llegaron se encontraron con una presencia “muy severo” puesto que la mujer se encontraba inconsciente bajo un charco de muerte, no respondía y sangraba por la boca y un aurícula.

Un alambre en la desfiladero

Aunque los sanitarios trataron de empaquetar a la mujer, no fue posible al tener un trozo de alambre en la desfiladero, un cantidad que hasta el momento no se conocía. “Nos dijo que se había atragantado con una inquietud pero esa lectura era totalmente contradictoria con lo que estábamos viendo“, explicaba.

El instructor de las diligencias ha proporcionado detalles de las primeras investigaciones en las que el imputado dio versiones diferentes y sin sentido de guisa continua. Un aspecto que extraño a la Policía es que Paul no hubiera llevado a su pareja al hospital de guisa inmediata si supuestamente la habría contrario tirada delante la formalidad de las lesiones que presentaba. “El hospital nos alertó de que presentaba una fractura severa. Al ir, la mujer tenía la comienzo totalmente deformada“, confirmaba.

Los asistentes de la UVI móvil avisaron de que el detenido tenía lesiones en brazos y armas compatibles con la golpe. Adicionalmente, otro de los policías a cargo de las pesquisas relata que los médicos del hospital de Torrejón les comunicaron que la mujer estaba prácticamente fallecida y que presentaba “hundimiento craenal, lesiones y hematomas en la cara”. Mientras tanto, el procesado manifestó en sede policial “proporcionado tranquilo” explicaciones contradictorias como lo de la inquietud, así como que la tinieblas inicial Madalina había dormido mal para explicar los moratones que tenía en la cara.

Los agentes todavía han mostrado un cepillo de madrea de expurgar barbacoas localizado en el transporte del imputado que, en las primeras pesquisas, se consideró podría ser el pertrechos homicida.

El imputado ha contado en su revelación que el día de los hechos estuvieron en una horno con unos amigos y fue sobre las merienda de la tinieblas cuando se trasladaron a tomar poco a un bar. En un momento regalado, la mujer decidió regresar sola al coche para dar un paseo y, a los diez minutos, Paul regresó al coche y encontró a su novia callada en el asiento.

Síguenos en nuestro canal de WhatsApp y no te pierdas la última hora y toda la contemporaneidad de antena3noticias.com

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: