La Ley de Enjuiciamiento Criminal, el último ‘rifirrafe’ entre el Gobierno y sus socios



Nueva brecha en el Gobierno de coalición, la vicepresidenta tercera del Gobierno y líder de Sumar Yolanda Díaz cree que la reforma de la Ley de Parecer Criminal que plantea Pedro Sánchez para recortar los plazos de la instrucción contencioso “no va en la dirección correcta” por las consecuencias que pueda tener.

Aunque Yolanda Díaz ha manifestado que no conocen la “propuesta exacta” de lo que conocen por “los medios de comunicación” creen que “no va en la dirección correcta”. En su opinión, las personas que se someten a un sensatez tienen que tener derecho a un proceso “con garantías y con toda la solvencia”, pero opina que “hay procesos que son muy complejos, que necesitan unos ritmos, unos medios y unas investigaciones que requieren de cierta prudencia”.

Adicionalmente ha dicho que todavía no tuvo ocasión de balbucir con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pero ha asegurado que conversará con él.

El ‘plan b’ de Sánchez parece que se tuerce, su ofrecimiento siquiera convence a los independentistas que quieren una perdón total, mientras que ERC apremia a conmover a un acuerdo.

Podemos denuncia a Sumar

Siquiera hay avenencia entre Sumar y Podemos tras el nuevo desencuentro por la denuncia que la formación morada ha puesto en las últimas horas por el desalojo por la fuerza de sus pertenencias de los despachos que ocupan en la Cámara. Los de Ione Belarra no solo han puesto la denuncia frente a la Policía sino que además ha pedido amparo a loa presidencia del Congreso.

Fuentes de los servicios de la Cámara han dejado claro que no han sacado cajas o material de ningún diputado porque esa no es su quehacer. Mientras, desde el partido de Yolanda Díaz aseguran que sabía que tenía que cambiar de sitio porque los técnicos morados ya se instalaron en la zona asignada, al banda de la sala de reuniones que utiliza el Familia Compuesto y en el mismo pasillo donde el secretario caudillo de Sumar, Txema Canto, tiene su despacho. Se tráfico del único diputado de Sumar que está en la tercera planta, todos los demás se sitúan en la cuarta. Sin requisa desde Sumar se dice que a Podemos no le gustó su nueva ubicación y exclaman: “¡Han tenido dos meses para cambiarse!”

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: