Los jóvenes del primer voto en las elecciones gallegas: “Nunca piensan en nosotros”



Entre la desgana y las reivindicaciones. Así se mueven los gallegos que tienen derecho a sufragar por primera vez en unas elecciones autonómicas. Son 79.072 los que podrán inaugurar papeleta en mano para designar al próximo presidente o presidenta de la Xunta. Luchan contra el mito de que no les interesa la política. Le ponen causa popular: son los políticos los que no se interesan por los jóvenes. El orden de los factores, en este caso, sí altera el producto.

Rubén López, que acaba de cumplir 19 primaveras, es enemigo a la Municipal Civil y juega al fútbol en el Tierno A del Pabellón, reconoce que “la política me da un poco igual, de hecho no he manido el debate entre los candidatos, pero el domingo 18 iré a sufragar, tal y como hice en las elecciones generales”. López tiene claro que “los políticos tienen que modificar más en el deporte, sobre todo en el almohadilla, y en las instalaciones, todavía hay campos de tierra y eso hay que mejorarlo. Adicionalmente, creo que la clase política no piensa en los jóvenes”.

Poco que recoge Bea Caruncho, una estudiante ferrolana de 19 primaveras que acudirá a la cita con las urnas el próximo 18 de febrero a pesar de moverse en una dualidad clásica cuando la política sale a cuadro. “No es poco que me interese, pero sí que es verdad que considero importante estar informado sobre ella. Tengo pensado ir a sufragar, aunque a nivel de importancia, creo que las elecciones generales, en toda España, son más importantes”. Nota que en su entorno, entre los jóvenes de su época, hay un pensamiento similar. “Veo que hay interés en las cuestiones políticas”. Lo que no ve tan claro es que su comunidad de época esté representado en las medidas o propuestas de los diferentes partidos de cara a estas Autonómicas. “Desde mi punto de pinta no se preocupan por nosotros. Y no lo hacen porque, porcentualmente, somos el comunidad electoral más pequeño”.

Héctor Vázquez, que tiene 18 primaveras y es estudiante de Filosofía en la USC, asegura que “me interesa la política, pero no tengo pensado sufragar en estas elecciones porque no participo de la política institucional”. Adicionalmente, le pediría a los políticos que “en vez de sospechar por políticas cortoplacistas para intentar comprarnos el voto con bonos culturales o pagándonos viajes, se deberían tener en cuenta políticas a liberal plazo para facilitarnos el ataque a la vivienda, trabajo, al mundo sindical y en definitiva, a la emancipación. Incluso considero que las políticas que hacen para los jóvenes son escasas y se reducen a satisfacer deposición lúdicas, pero no las reales”.

Proceso de formación

Incluso con 18 primaveras, José Bugallo, estudiante de Filología Inglesa en la USC y ludópata del Pabellón, subraya que “tengo la idea de sufragar en las autonómicas, será mi primera vez en las urnas. La política me pira la atención, pero no estoy al tanto como yo quisiera, todavía estoy en proceso de formación”. Incluso apunta que “con las redes sociales los políticos están más conectados con nosotros y nos influyen un poco más. Hay partidos que nos tienen más en cuenta y otros no tanto”. Bugallo concluye diciendo que “los políticos deberían pisar las calles para ver que la vida diaria que tenemos los jóvenes no es cero viable y a partir de ahí tener en cuenta nuestras deposición”.

Una abandono que nota Antía Yanire Preciado, una estudiante de 18 primaveras nacida en Lugo, pero juega para el Cidade de As Burgas ourensano de fútbol sala. Incluso tiene afectado en su dietario el 18F. “Tengo pensado ir a sufragar”. Aún así, admite que su interés depende de los comicios que se convoquen. “Veo diferencia, ya que en las nacionales muestro poco más de interés que en las locales y autonómicas”. Y coincide señalando esa desafección de ida y dorso entre la clase política y los jóvenes que debutan siendo electorado. “Creo que la mayoría de los políticos no se preocupan por los jóvenes, ya que no se focalizan en las deposición que tenemos. Podrían meter más medidas en sus programas para la pubertad, escuchando las deposición que tenemos”.

Todo será nuevo para Sarela Conde, macedana de 18 primaveras. La talentosa ciclista del CC Maceda afronta el 18F con mezcla de sensaciones. “Faime ilusión porque son as primeiras eleccións na vida nas que podo sufragar, pero por outra facción non é que me interese demasiado. Irei a sufragar, pero non é un tema do que esté pendente. E no entorno da miña idade, tampouco”. Conde cree que “os políticos teñen vontade, pero pensan na xuventude con bonos ou axudas, pero tampouco moito máis”.

Y es que, de boreal a sur, de este a oeste, los jóvenes no acaban de sentirse representados.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: