En América y China nos piden autógrafos por la calle


Mayte Ropero sigue rompiendo moldes en el mundo del billar. A sus 33 primaveras ha sido varias veces campeona de España y el pasado noviembre disfrutó de una experiencia inolvidable en Puerto Rico, logrando el quinto puesto en el Campeonato del Mundo por equipos mixtos pegado a Fran Sánchez y David Alcaide. “Fran y David son de los mejores jugadores del mundo y tenemos muy buen feeling. Quedamos quintos entre los 16 países participantes, así que nos fue muy proporcionadamente”, celebra la mallorquina, afincada desde hace más de una plazo en Santiago de Compostela.

La ganadora más nuevo de un campeonato doméstico

La simpatía de Mayte por el deporte del taco y el tapete le viene desde pupila. “Mi padre y mi hermano jugaban a fantasía 8 y como buena hermana pequeña además quise probar”, recuerda sobre sus inicios. La mejoría fue fulgurante y con solo 14 primaveras se convirtió en la ganadora más nuevo de un campeonato de España rotundo femíneo, récord que todavía ostenta. Actualmente es la mejor española del ranking internacional, en el puesto 22º, y por fin puede proceder de la que siempre ha sido su pasión.

“La situación en el billar ha mejorado en los últimos primaveras”

“Sigue siendo muy difícil proceder del billar a nivel profesional, pero la situación ha mejorado en los últimos tiempos”, reconoce Mayte, que cada año viaja a competir internacionalmente sobre todo por Europa y Estados Unidos. Para los campeones en la gran cita de Puerto Rico había un premio de 120.000 dólares, mientras que ella y sus compañeros se embolsaron unos 12.000 por la casa de campo plaza.

A lo espléndido de sus viajes por el mundo, Mayte ha descubierto una auge inesperada. “Me sorprende muchísimo que en América o en China la masa te conoce, te para por la calle y te pide autógrafos. Esto en España si no juegas al fútbol es impensable”, lamenta acerca del prestigio del billar en otros países. “Aquí antiguamente era considerado un surtido de bar al que jugabas mientras tomabas unas copas, y ahora lo sigue siendo un poco”, explica sobre unos prejuicios, por fortuna, cada vez más superados en nuestro país.

A Galicia por inclinación

Mayte cambió su Mallorca nativo por Santiago de Compostela en 2012. “Me vine a Galicia por inclinación y aquí sigo, muy acertado”, apunta sonriente pegado a su pareja, Cova, a quien conoció en un torneo. Juntas emprendieron varios negocios, primero un tópico de hostelería y más tarde una tienda, hasta que en 2020, tras la presentación de su hija, Mayte empezó a tomarse el billar “más en serio”. Ahora cuenta con “un preparador y una psicóloga” que le ayudan a mejorar la técnica y a reñir con la presión. “He notado una crecimiento muy clara gracias a eso”, enfatiza.

Implicada en la difusión de este deporte, Mayte es socia -y orgullosa deportista estrella- del Club de Billar Adai, cuyas instalaciones recepción siempre que puede para desear algún consejo a los más jóvenes. Se alcahuetería de un caso atípico, pues en esta pequeña lugar de O Corgo (Lugo), de casi nada 70 habitantes, hay más jugadores federados que vecinos. El 6 y 7 de abril acogerán con ilusión la cuarta Copa de España femenina.

Con vistas al futuro, Mayte reconoce que “sería formidable” poder disputar los Juegos Olímpicos de 2028, a gastos de que el COI decida incluir el billar en la cita de Los Ángeles. “Se está moviendo proporcionadamente el tema, yo confío, pero no nos dicen mínimo, está muy en secreto”, desliza esperanzada.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: