“Los diez años más cálidos fueron los diez últimos y el ma…


El físico ourensano José Antonio Sobrino explicó ayer en el Foro torrevieja news today que “la actividad humana produce cambios a nivel integral que van más allá del cambio climático”. El encargado de presentar al protagonista del Foro fue el dirigente provincial de Telecomunicaciones, Enrique San Martín, quien hizo una comienzo a la teledetección y habló de la importancia de los satélites. En este sentido, explicó que el inicio de la teledetección se produce a finales de los primaveras 50 y que el primer secuaz de uso exclusivo para la observación de la Tierra fue el Landsat 1, enviado por EEUU al espacio en 1972.

Sobrino empezó la conferencia mostrando una imagen de temperatura tomada por el secuaz Meteosat a la que le hizo las correcciones oportunas. En ella, se podían observar las altas temperaturas en el Sáhara o las nubes cubriendo la Península Ibérica. 

“El ser humano cuando pasa calor dice ‘hoy es el día más caluroso de mi vida’, lo bueno del secuaz es que nos pone en nuestro sitio porque como tenemos 50 primaveras de datos podemos agenciárselas los títulos anteriores”, indicó. El físico ourensano continuó explicando la teledetección, que la resumió como “comprar información a distancia, es aseverar, el objeto observado y el observador no están en contacto”. Para ello, señaló que usan los sensores, que son capaces de vislumbrar la radiación electromagnética que puede emitir los objetos o la consejo de la radiación solar que llega a la superficie.

José Antonio Sobrino (izquierda), acompañado por Enrique San Martín, que hizo la introducción.

José Paz
José Antonio Sobrino (izquierda), acompañado por Enrique San Martín, que hizo la comienzo. José Paz

Estos sensores se pueden ubicar en varios sitios, como en el campo o a borde de satélites a quebranto barandilla. “Adentro de estos satélites tenemos los que captan la radiación con muy adhesión resolución espacial, por ejemplo las resoluciones de 30 metros, de resolución media a un kilómetro o de resolución quebranto como los geoestacionarios, que están a 36.000 kilómetros de pico”, explicó.

Sobrino señaló que el objetivo es obtener información sobre la superficie terreno, la ámbito y el agua del planeta. Para ello, los sensores miden en distintas bandas: la zona visible del espectro, el infrarrojo próximo, el infrarrojo medio, el térmico o las microondas.

Agencia Espacial Europea

Sobrino destacó la importancia de la Agencia Espacial Europea, que cuenta con en torno a de 80 satélites, entre los que han dejado de funcionar, los que están operativos, los que se van a editar en el futuro y las propuestas de los próximos primaveras. En este sentido, explicó que la Agencia tiene tres líneas de representación fundamentales: la meteorológica, la de ciencia innovadora y la del software Copernicus, que son satélites con sensores que han demostrado su utilidad. 

Sobre el software, Sobrino recalcó que “ha puesto a Europa a la vanguardia de la teledetección, antaño EEUU nos llevaba una larga delantera, pero hoy en día la mayoría de los investigadores americanos trabajan con satélites que forman parte de la constelación Copernicus”. 

Sobrino explicó que la hecho del ser humano produce cambios en el planeta más allá del cambio climático. En este sentido, señaló la transformación en el uso del suelo, la contaminación o las pérdidas de la biodiversidad. Para ilustrarlo, mostró un croquis en el que se apreciaba como desde el año 1979 se ha incrementado la población, el consumo de energía, las emisiones del CO2 o la carne producida per cápita. 

Cambio natural

Además se refirió a los cambios que se han producido por causas naturales, aunque dejó claro que los cambios de la temperatura no se pueden explicar en colchoneta a ellos.  Como ejemplo de los mismos, citó las erupciones volcánicas, los seísmos o los cambios en la terreno terreno y en la actividad solar. 

Acerca del aumento de temperaturas, Sobrino dio un reseña verdaderamente aclaratorio, “los últimos diez primaveras más cálidos desde que se toman medidas han sido imparcialmente los diez últimos y el decano de todos, el 2023”. Asimismo, el físico indicó que el 56% de la población vive en ciudades y llegará al 70% en el 2050, aunque en España ya el 80% de los ciudadanos viven en urbes. En este sentido, indicó que, entre el año 1987 y el 2012, se construían 55 hectáreas cada día.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: