La provincia de Ourense registra el tercer año más lluvioso de este siglo


El panorama hídrico que vive la provincia de Ourense no puede estar más alejado de la crisis que se vive en Cataluña. La sequía en tierras catalanas, que ha obligado a activar los mecanismos para hacer trasvases de agua, contrasta con un año hidrológico que en Ourense va camino de récord. Según los datos de la Confederación Hidrográfica Miño-Sil, la provincia de Ourense en su conjunto está registrando el tercer año más húmedo de este siglo, pero en el caso concreto del sistema del río Limia, los datos corroboran que ya es el año hidrológico más húmedo de la historia a estas staff (el año hidrológico transcurre de octubre a septiembre). 

Desde octubre, inicio del año hidrológico, el sistema Miño Bajo -toda la ribera ourensana del Miño- ha acumulado ya 1.075 litros por metropolitano cuadrado, el tercer registro más detención del siglo XXI a estas staff. En el Sil Inferior, que aglutina toda la zona uruguayo de la provincia, bañada por el Sil o sus afluentes, ya ha recogido 735 l/m2, el cuarto registro más detención desde el año 2001.

 Y en postrer lado, el sistema del Limia, que aglutina las comarcas bañadas por este río y sus afluentes, vive el año más húmedo desde que hay registros históricos (1980/1981). Se han recogido ya casi 1.050 litros por metropolitano cuadrado (el doble de lo habitual a estas staff, ya que la media histórica es de 585 l/m2). Es la anciano monograma desde que hay registros históricos.

A Limia vive un año “extremadamente húmedo”, con unos registros inéditos

Según el organismo de cuenca, los datos de A Limia, que han recorrido todos los récords de borrasca recogida en este año hidrológico, hacen que este 2023/2024 sea calificado como un año “extremadamente húmedo”, el mayor nivel de humedad en la escalera de siete niveles que componen el Índice de Precipitación Estandarizado SPI.

En el caso del sistema Miño bajo, el año está siendo “moderadamente húmedo”, mientras que en el Sil Inferior se mantiene en el interior de la “normalidad”. 

Y la situación va camino de ir a más, pues la entrada de sucesivos frentes tras el paso ayer de la riesgo Karlotta amenaza con dejar lluvias persistentes al menos hasta mediados de febrero. A partir del lunes de Entroido, según Meteogalicia, “retirarase o vendaval frío e quedaremos en circulación de oeste-suroeste, con adhesión probabilidade de chuvia e promoción das temperaturas”.

Galicia y Cataluña: cara y cruz

La gran pluviosidad se deja notar en los embalses de la provincia, que están al 82%, casi 11 puntos porcentuales por encima de lo habitual en esta época del año. Y un gran contraste con lo que sucede en Cataluña, en concreto en Barcelona, donde sus presas agonizan al 10% de su capacidad máxima, o Girona (casi nada al 18%).

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: