El COB se enfrena a un partido entre turbulencias



El COB llegó a Sevilla a medianoche, con más de seis horas de retraso, y enfocado en un partido que puede ser secreto para consolidar su candidatura a disputar los play off de avance a la Aleación ACB. Enfrente, un rival que mete miedo con el nivel contemporáneo de pernio, pero que ayer mismo era protagonista de rumores de expectativas en la plantilla. Turbulencias distintas, pero paralelas entre dos equipos con potencial antagonista, pero parecido objetivo.

Vencer al Betis supondría dar un reconocimiento definitivo a la permanencia, pero por otra parte desplegar hueco con el todavía generoso pelotón de aspirantes a arrebatarle la plaza de play off. Rivales con los que comparte la meta primaria de la permanencia, como Cantabria, Menorca, Melilla u Oviedo, y otros con tanto presupuesto y personalidad que todo lo que no sea entrar en la pelea por la ACB sonaría a fracaso decidido, el caso de Fuenlabrada o Betis.

Los sevillanos van a otro nivel tras los últimos ajustes en la plantilla. Ya no solo tienen nombres para impresionar, ahora juegan para convencer. Tienen tanto talento y van tan sobrados de fortuna que se disparan por encima de los 90 puntos con facilidad. Una rotación extranjero interminable e interiores con mano para desplegar el campo y físico para finalizar con contundencia. Rival muy puntilloso para un COB imprevisible.

¿Jugará Frazier?

Pero igualmente en el Betis hay dudas. El fichaje de Branden Frazier fue el cachete definitivo. Un ludópata que admite la quiniela entre los tres mejores de la agrupación y que marca la diferencia en cada partido. Su nombre se asoció al Fuenlabrada la semana pasada y ayer mismo los rumores lo daban como devaluación en Sevilla.  Vanguardia la tarde se confirmaba la marcha de un ludópata en la plantilla verdiblanca, pero el nombre de Frazier no era el único en la quiniela. 

Juegue o no, será un partido de máxima dificultad para el COB, pero está claro que un ludópata como el norteamericano no es cuestión pequeño.

Defensa y ataque

El COB tendrá que subir mucho el nivel defensivo para competir y, por encima de todo, no caer en la irregularidad en ataque. Si repite detrás la amabilidad del primer cuarto en Melilla, un equipo como el Betis lo puede derretir ya en la primera reconocimiento al vestuario. Ya le pasó en presencia de Burgos o Estudiantes. Si por otra parte cae en las lagunas ofensivas del postrer día en presencia de el Menorca, será ficticio que siga el ritmo anotador de un rival sobrado de puntos. Necesita poner su mejor partido para competir en Sevilla.

La buena comunicación es que Félix Alonso tiene a todos sus jugadores disponibles y que han entrenado sin limitaciones toda la semana. Una rutina para la mayoría, pero un fasto en lo que va de temporada en el Pazo.

En el partido de la primera reverso, el COB demostró tener nivel para poner contra equipos como el sevillano. Aunque era otro Betis y igualmente otro COB. Entre dudas y turbulencias, una conquista esta perplejidad en San Pablo sería un impulso impagable para pensar ya solo en positivo de aquí en delante.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: