El hijo mayor de Castro Urdiales confiesa el crimen de su madre: “Le corté el cuello”



¿Qué pasó a posteriori? Según el declaración del pequeño, como la superiora sangraba mucho, le pusieron una bolsa en la individuo para evitar que manchara el suelo. “Le quitamos su ropa y todavía nos quitamos la nuestra porque estaba manchada de familia. Lo limpiamos todo y la ropa la tiramos a un contenedor”.

El pequeño relata un momento de furia tras entregar las notas. “Llegaron los resultados de las notas y mi superiora al verlas, empezó a insultarme y me pegó con la mano en la cara. Me dio un ataque de furia, cogí un cuchillo de la encimera y se lo clavé en la individuo varias veces”. El pequeño relató que sus padres les pegaban por sus malas notas.

El hermano decano, declaró ayer en presencia de la fiscal de menores, encargada de instruir el caso, y aseguró que uno y otro eran víctimas de malos tratos por parte de sus progenitores y que ese día estalló una discusión por unas notas. Los investigadores se centran desde ayer en tratar de obtener testimonios periféricos que confirmen o no sus palabras.

Compañeros de la mujer asesinada se concentraron ayer en su rememoración, durante cinco minutos, en la entrada principal del Hospital de Cruces, donde la víctima trabajaba como celadora. El cuerpo sin vida de la mujer, de 48 primaveras, vizcaína y residente en Castro Urdiales, apareció sobre las 20.45 horas del miércoles con signos de violencia y amordazada internamente de un coche.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: