El trisquel de Castromao llega a la casa de Curros Enríquez



El cincelador Xosé Cid, premio “Celanova, Casa dos poetas – 2020” se trasladó esta semana a Celanova con el fin de entregar a la Fundación Curros Enríquez, un mural en bronce que realizó en 2011 con motivo de la creación de los premios Ourensanía promovidos por la Diputación de Ourense y que es su deseo que permanezca en Celanova como recordatorio simbólico de que bajo el techo de la antigua casa descendiente de Curros Enríquez, fue donde tuvo emplazamiento el primer acto de constitución del tesina Ourensanía.

Corría el mes de noviembre de 2005 y en aquel momento se reunieron en la Casa dos Poetas más o menos de medio centenar de hombres y mujeres del ámbito cultural de Ourense, apoyados por el presidente de la Diputación y el entonces delegado provincial de Civilización en Ourense, el antropólogo Xosé Carlos Sierra, con el fin de firmar el manifiesto de Ourensanía, redactado para aquella ocasión por el escritor Luís González Tosar

Con tal motivo, tuvo emplazamiento un acto de homenaje a las escritoras Pura y Dora Vázquez y los firmantes, adicionalmente de comprometerse a tolerar a parte diferentes iniciativas relacionadas con los principios escritos en el manifiesto, propusieron la definición de un tesina que se pondría en marcha en la época simbólica de Ourensanía, es sostener, el día de San Martiño de 2011, o lo que es lo mismo el “11 del 11 del 11”.

En dicho manifiesto se propone como símbolo de Ourensanía el trisquel calado de Castromao, sujeto que se mantuvo como logotipo durante los primeros primaveras de celebración del galardón. La Diputación provincial le encargó a Xosé Cid la elaboración en bronce de un mural destinado a ser la portada de una tirada peculiar del Manifiesto de Ourensanía. El cincelador fundió dos ejemplares, uno que fue incorporado a la publicación y que hoy permanece en el Pazo Provincial y un segundo que ahora llega a la Casa dos Poetas por deseo del propio cincelador.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: