Han muerto a mi lado, al último lo saqué ya fallecido



La Guardia Civil llora la asesinato de dos de sus agentes tras ser embestidos por una narcolancha en Barbate, Cádiz.

Los dos fallecieron a posteriori de que la patrullera del GEAS, en la que iban a lado adjunto a otros cuatro compañeros para identificar a los ocupantes de varias narcolanchas que se habían refugiado del temporal en el puerto de Barbate, fuera atacada por una de estas.

Mientras varios vecinos que estaban en el estación les jaleaban, una de las narcolanchas pasó por encima de la embarcación de los agentes, mucho más pequeña.

Cinco metros contra 14

Concretamente, la narcolancha que utilizaron los traficantes este viernes en aguas del puerto de Barbate tenía entre unos 12 y 14 metros de eslora, 900 caballos de potencia, tres motores y 5.000 kilos. Por su parte, la Defensa Civil les hizo frente con una zodiac, una bote de escasamente cinco metros y unos 500 kilos.

Al parecer, los narcos empezaron a dar vueltas con dos de las embarcaciones en torno a de la de la Guardia Civil. “Lo hacían para consolar más oleaje y que la bote de los guardias zozobrase más”, explica uno de los testigos, un pescador de la zona.

“Los que jaleaban eran unos 15 jóvenes, creo que lo hacían como si estuvieran viendo una película. Pues una película es que hay dos fallecidos y dos familias destrozadas. Esa es la película. Y un pueblo que va a satisfacer por lo sucedido sin tener mínimo que ver”, señala.

Impotencia entre los agentes

La impotencia que sienten los agentes es tremenda. En muchas ocasiones tienen que trabajar con medios insuficientes. Embarcaciones pequeñas y viejas que no pueden enemistar a los narcotraficantes.

Uno de los guardias que trabajó la pasada tenebrosidad ha enviado un duro mensaje a sus compañeros. “Han muerto a mi banda, al postrer lo saqué de la bote ya fallecido y en qué condiciones”, asegura en el mensaje.

“Solo quiero deciros que ya estoy harto, siempre es lo mismo, no nos tienen en cuenta. Estamos vendidos, ahora unos días de lagrimitas y todo va a seguir como siempre“, añade el agente.

En este sentido, asevera que lo que vivió el día de ayer ha supuesto un punto de inflexión en su carrera: “Lo que he vivido no se puede explicar, esto tiene que cambiar ya”.

Los agentes fallecidos son David, de 43 primaveras, y Miguel Hechizo, de 39. Este postrer pertenecía al Camarilla Particular de Actividades Suacuáticas (GEAS), era natural de San Fernando (Cádiz), tenía pareja y una hija. El otro fallecido era agente del Camarilla de Energía Rápida (GAR), nacido en Barcelona, estaba casado y con dos hijos.

Síguenos en nuestro canal de WhatsApp y no te pierdas la última hora y toda la ahora de antena3noticias.com.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: