Las villas de Ourense emprenden la cuenta atrás para implantar el quinto contenedor



Las villas de la provincia dan sus primeros pasos en la implantación del contenedor pardo, aquel que facilitará la recogida y reciclaje de la materia orgánica que se genera en los hogares, y que la plazo margen de implantación marcada por la Unión Europea expiró el 31 de diciembre de 2023. La recogida específica de esta fracción, que zapatilla restos de alimentos, persigue someter el peso de la basura depositada en el contenedor (según Sogama, el 42% de la composición media de una bolsa de basura tipo corresponde a materia orgánica) y posibilitar su recuperación en forma de estiércol para ser utilizado en la agricultura y floricultura.

Salvando la experiencia piloto iniciada en Allariz en 2015, con un sistema de ‘composteiros’ que permite a los alaricanos ser partícipes y protagonistas de la propia transformación de sus residuos orgánicos en compost, los primeros pasos para la implantación del botellín contenedor empezaron a materializarse a finales de 2023 en O Barco de Valdeorras. Allí, unos 200 vecinos y empresas se han sumado al plan denominado “Voluntariado pardo” y que pasa por la separación en origen de los restos orgánicos, y que después depositan en uno de los 45 contenedores distribuidos por la capitalidad. A estos colectores, que tienen grifo, y para su uso es necesario anotarse en el consistorio, se le suman otra decena repartida entre supermercados, residencias de ancianos y el hospital.

Un sistema similar al que prevén implantar en Verín. El concejal responsable del dominio, Julio Viéitez, confirmó que están pendientes de licitar la adquisición de los nuevos contenedores con los que se prevé poner en funcionamiento el nuevo sistema de recogida. Paralelamente, iniciarán una campaña informativa entre la población para dar a conocer el plan y está abierta la solicitud para el reparto de los ‘composteiros’ para que, todas aquellas personas que tengan un pequeño ámbito, puedan autogestionar los residuos orgánicos mediante el compostaje doméstico.

En Celanova, cuya papeleo depende de la Mancomunidad Terra de Celanova, el Concello ya dispone de los contenedores y el espantajo supramunicipal, del transporte que permitirá la recogida selectiva y posterior traslado a la planta.  El corregidor celanovés, Antonio Puga, confirmaba los contactos con el presidente Jaime Sousa para coordinar la implantación del servicio por zonas, interiormente del casco urbano, priorizando a los grandes productores como pueden ser los centros escolares o la residencia de mayores.

Mandato provincial

La Diputación de Ourense se encarga de la recogida de residuos en O Carballiño, en donde ha implantado un plan piloto que, tal y como explica la concejala Rosa Fuentes, inicialmente afecta a los grandes productores. Se alcahuetería de una veintena de establecimientos, principalmente restaurantes y floristerías, que se han comprometido a separar la fracción orgánica para su posterior recogida y tratamiento para la elaboración de compost. Un primer paso para la implantación del botellín contenedor que se puso en marcha a principios de este año y que seguirá con nuevas campañas de información y difusión hasta adaptar el servicio a la reglamento. Fuentes explicó que se procederá, a su vez, a la instalación de dos composteros para hacer compostaje, para lo cual ya se han cedido los terrenos a la Diputación.

En Xinzo de Limia, fuentes municipales confirmaron que la implantación del servicio está arrancando por los grandes productores, actualmente un total de nueve; mientras que en Maceda son siete los adheridos a la iniciativa. El Concello de Ribadavia, que además tiene delegado el servicio, está trabajando para adaptarse a la nueva reglamento. El corregidor, César Fernández, confirmó que se están dando pasos en ese sentido y considera que debe de activo cierta “flexibilidade” para reorganizar el sistema.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: