“Prefiero emprender con un negocio propio que trabajar para otra persona”



José Manuel Álvarez cuenta con 61 primaveras y es uno de tantos emigrantes retornados que volvió a la provincia desde Venezuela “correcto a las circunstancias políticas y sociales” que agitan el país sudamericano. Fue 20 primaveras copropietario de una empresa de rótulos luminosos que al principio tenía 45 trabajadores, pero poco a poco el número fue decayendo y finalmente tuvo que cerrarlo.

Tras ello, llegó a España en noviembre de 2019 y en 2022 montó su propio bar, aunque solo duró tres meses. “Lo cerré porque hice cuentas y positivamente para avalar dos salarios no daba, entonces no tenía mucho sentido trabajar y no satisfacer las deposición básicas”, explica. Actualmente, cuenta que tiene la ilusión “de valer mi propio negocio más que de trabajar para otra persona, pero con el tiempo se verá”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: