La base de Vilavella tampoco podrá estar operativa en 2023



El Base de mantenimiento de Vilavella en el municipio de A Mezquita para la línea de alta velocidad tampoco estará operativa en 2023. Pese a haberse adjudicado el 31 de enero y el contrato firmado el 1 de marzo, la explanada sobre la que habría que levantar esta base apenas da señales del inicio de las obras. Unas obras que, con un plazo de ejecución de ocho meses, deberían haberse terminado antes de que finalice este año, circunstancia que no se producirá.

El La base tendría que ser utilizada como centro de operaciones de mantenimiento de la línea de alta velocidad de Pedralba de la Pradería a Taboadelatareas que se encomendaron el año pasado a Las empresas ourenses Copasa y Cosfesa y la portuguesa Neopul. Pero esta infraestructura ya lleva tres años de retraso, por lo que la maquinaria y los equipos que se emplean en estas tareas deben ser estacionados precariamente en instalaciones provisionales.

La construcción de la base de mantenimiento fue adjudicada a las empresas Dragados y Tecsa, que participan en la UTE “Base de Mantenimiento A Mezquita” con un 75% y 25%, respectivamente. Dicha adjudicación se realizó en una reunión del consejo de administración de Adif Alta Velocidad el 31 de enero de 2023.

Él El 1 de marzo siguiente se formalizó el contrato detallando el importe (5.007.845,84 euros) y el plazo de ejecución: ocho meses. También se señala que la totalidad del importe será desembolsado por Adif en una única anualidad, 2023, ya que se entiende que la obra debe estar terminada antes de que finalice el año, ya que el único trámite para iniciar las obras es el certificado de verificación. de la reconsideración y puesta en marcha.

Vertedero

Pero a pesar de que han transcurrido más de cinco meses desde que se formalizó ese contrato, el entorno en el que ya deberían verse importantes avances en las obras apenas da señales de haber comenzado. El pasado viernes toda la actividad visible se centró en el movimiento de un par de excavadoras en el lugar que trabajaba, durante el montaje de la vía de alta velocidad, como punto de recogida de balasto.

En la actualidad sigue acumulando balasto, además de otros elementos como fragmentos de vía con traviesas apiladas unas sobre otras y otros materiales, más en la disposición de un vertedero de escombros que en lo que debería ser una base de mantenimiento. No hay indicios del patio de vías, la losa de hormigón para el premontaje de desvíos y otros elementos, así como el edificio de oficinas, almacenes, zona de talleres, etc.

Todos los elementos que se aprecian en los alrededores ya fueron construidos con anterioridad y forman parte del puesto de adelantamiento y estacionamiento (PAET), instalación de seguridad y regulación del tráfico en línea, así como el centro de autotransformación que forma parte del sistema que abastece energía eléctrica a la catenaria. Pero desde la base de mantenimiento aún no se vislumbran obras significativas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: