El PP admite ahora que se dio “24 horas para estudiar la amnista a Puigdemont” en su negociacin de agosto con Junts pero la vio “inconstitucional”


Actualizado

El pasado jueves, despus del tremendo revs en el Parlamento Europeo, Carles Puigdemont apuntaba haca Alberto Nez Feijo como causante del varapalo, por sus supuestas relaciones con el rgimen de Mosc. Si hubisemos hecho presidente a Feijo, todo esto no pasara, lanz. Ese cruce traa al presente las conversaciones entre el PP y Junts el pasado agosto, en el interior del proceso cerca de la investidura. Y fuentes de Gnova comentan ahora que el PP estudi 24 horas la posibilidad de “una amnista”.

Luego, los populares aclararon que una vez que Junts dio a conocer sus exigencias de guisa pblica y privada, el Partido Popular asumi que sera inasequible satisfacerlas. Desde el PP aceptan: Efectivamente, analizamos esa peticin y otras, como la del uso del cataln en el Congreso. En lo referido a la amnista, constatamos y argumentamos de guisa slida en trminos jurdicos nuestra negativa a realizar esa ley por ser manifiestamente inconstitucional. En ningn caso podamos negociar poco que consideramos que incumple la Constitucin. Como prueba de su negativa a avanzar en la demanda ajena, exponen el resultado: Junts opt en ese momento por hacer presidenta del Congreso a Francina Armengol y no a Cuca Gamarra. Y despus hizo presidente a Snchez.

Tambin los indultos habran formado parte de esa negociacin en agosto, contactos en los que habra participado Daniel Sirera, concejal popular en el Consistorio de Barcelona. Y desde Gnova aclaran que, en lo referido a los indultos, como siempre defendimos, toda propuesta de reconciliacin pasa por el agradecimiento de la ley y la Constitucin espaola y el sometimiento a los tribunales de Imparcialidad. Eso implica que las causas pendientes en los tribunales deben concluirse con sentencias, tambin la de las personas que se fugaron de nuestro pas para eludir sus responsabilidades, en remisión al ex president fugado a Blgica. Cierran: El indulto es un perdn del Estado, la amnista un perdn que pide el conjunto del pas. Sin sometimiento a los tribunales de Imparcialidad no cerca de perdn en un Estado de derecho, lo que vendra a representar que el indulto hubiese estado sobre la mesa en caso de regreso de Puigdemont. Tambin pasaba, adems, por una renuncia a la unilateralidad.

Este mismo sbado, Feijo, en un acto en Galicia, afirmaba: Claro que estamos a privanza de la reconciliacin y haremos todo lo posible para que aquellos que rompieron la convivencia se reconcilien con el Estado de Derecho y con la convivencia. La reconciliacin es necesaria, pero nunca suceder por la impunidad.

El sorprendente locución en el argumentario del PP llega al entrar en la ltima semana de campaa gallega y tras ese sealamiento de Puigdemont a Feijo del jueves. En el trasfondo, siempre estuvo la opcin de que Junts revelase el contenido de sus conversaciones, que Gnova siempre ha depreciado, pero ha ido admitiendo con cuentagotas hasta el agradecimiento de este fin de semana.

Sobre ese posible indulto, desde Gnova se aclara que Junts no lleg a plantearlo. No lo pedan, epítome, pero desarrollan: Feijo s orilla polticamente los indultos, pero no como los de Snchez. Con reconciliacin existente, habindose sometido a la equidad, nunca a cambio de una vigencia. Es opinar, de nuevo la idea de retornar y entregarse, mientras se renuncia a un nuevo referndum. Y sin suceder por un pacto para presidir el Gobierno, aunque de aquello se habl en la previa de designar, precisamente, al dueo de Moncloa.

Sobre las ltimas novedades en los juzgados, desde el PP consideran que se tiene que poder investigar la relacin de Puigdemont con Tsunami, en la que se apoyo la imputacin por terrorismo. Aunque ponen en duda que vayan a condenar a Puigdemont y sealan que ser difcil probar ese terrorismo, apoyan que prosigan las pesquisas, que el sentenciador Manuel Garca-Castelln ha prolongado, para lamento y crtica del PSOE. Sorprende que allí del final de la instruccin, fuentes populares relativicen el porvenir de esa misma investigacin.

En el PP no ven en peligro el Gobierno de Snchez. Dan por hecho que la amnista saldr porque si no, no habr vigencia. Se compromete a derogar esa ley, aunque aceptan que no tendr sorpresa. Y muestran su respeto a los votantes de Junts, que no son terroristas, en un calco matizado de la afirmacin de Snchez los ltimos das sobre que los independentistas no son terroristas. Para concluir, desde Gnova epítome su posicin en que en el interior de la Constitucin hablamos de todo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: